Escuela de Verano debate dos temas en agenda: territorialidad y alimentación

Archivo de noticias NoticiasSecundarias

¿Cómo fortalecer la comunidad en un mundo marcado por la fragmentación de los vínculos sociales? La reflexión fue el lema de la clase «Territorialidad y el fortalecimiento de los Derechos Humanos», que se llevó a cabo la mañana de este miércoles 7 de febrer, en la Escuela de Verano Educación en Derechos Humanos de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo.

El profesor de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP, Argentina), Facundo Álvarez, disertó sobre las transformaciones sociales a partir del fortalecimiento de la identidad comunitaria.

En esta concepción, las personas en sus territorios son protagonistas de derechos colectivos e individuales a través de la participación plena y la acción conjunta y solidaria, en la que la comunidad comparte objetivos y expectativas y enfrenta sus necesidades y problemas. “La territorialidad y los derechos humanos se construirían en las luchas y contextos de la vida cotidiana”, explicó el ponente.

El papel de la universidad en esa construcción también estuvo presente en la presentación del profesor. Dijo que estas instituciones son agentes externos importantes en el proceso de fortalecimiento comunitario y deben “conocer los territorios y dialogar con sus problemáticas, ser facilitadores y catalizadores de la transformación”.

El profesor, quien también es coordinador de Centros de Extensión Universitaria (CEU) de la UNMDP, también destacó la experiencia de implementar unidades territoriales en Mar del Plata como acciones relevantes de extensión universitaria para fortalecer los derechos humanos.

Comida y medio ambiente

El miércoles por la tarde, la Escuela de Verano – Educación en Derechos Humanos debatió sobre el derecho humano a la alimentación y su relación con el respeto al medio ambiente.

La clase de la profesora de la Universidad de Brasilia (UnB) Mariana Wiecko de Castilho tuvo como tema «derecho a la alimentación: lo humano y la naturaleza en la utopía del buen vivir».

Además de una amplia experiencia académica en el área, el expositor ha trabajado con pueblos indígenas y quilombolas, comunidades tradicionales y con políticas públicas de seguridad alimentaria.

El concepto de derecho a la alimentación, según Mariana, se ha ido ampliando con el tiempo hasta convertirse en el Derecho Humano a la Alimentación y Nutrición Adecuadas (DHANA), que va más allá de los aspectos nutricionales e incorpora, por ejemplo, componentes culturales y comunitarios y espirituales. derechos y refleja la indivisibilidad de los derechos humanos.

El derecho a la alimentación y otros derechos humanos están entrelazados; Tenemos que entender que la comida nutre el cuerpo y el espíritu”, destacó la docente.

El docente también destacó que “la alimentación depende cada vez más de la lógica capitalista global de producción y comercialización de alimentos, que se caracteriza, entre otras cosas, por la destrucción de los ecosistemas”. El orador propuso la práctica de la soberanía alimentaria, que “puede comenzar dentro de nuestros espacios vitales”.

La educadora ambiental Luciana Queiroz, presente en la conferencia, reflexionó que “comprender la seguridad alimentaria es un acto político; La comida es parte de nuestra identidad. La clase mostró la importancia de fortalecer la escuela como un espacio privilegiado para practicar una alimentación adecuada”, afirmó el estudiante.

Texto: Proex – UFMG