Foto: Comunicación AUGM
Foto: Comunicación AUGM

AUGM concretó multitudinario III Congreso de Extensión Universitaria

La UNL fue la universidad organizadora de este encuentro regional

¨Un Congreso de esta magnitud significa el esfuerzo colectivo de muchos, empezando por cada una de las instituciones que sostienen día a día la Extensión Universitaria y las organizaciones que han brindado apoyo”, dijo Gustavo Menéndez, coordinador general del III Congreso de Extensión Universitaria de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM) durante el encuentro de apertura de este jueves siete en la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Ante un Salón de Actos repleto, Menéndez inauguró oficialmente este III Congreso acompañado por Julio Thelier, delegado asesor de de AUGM y secretario de Relaciones Internacionales de la institución anfitriona, Claudio Lizárraga, decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL, y Joaquín Villa, coordinador del Programa Nacional de Voluntariado Universitario del Ministerio de Educación de la Nación de Argentina. “Se ha logrado la integración de todas las distintas Comisiones Permanentes: Extensión, Producción Artística y Cultural y Comunicación y Medios”, agregó el Coordinador General, quien puso en valor la “calidad” de las presentaciones en foros, cursos y conferencias que tuvieron lugar en este encuentro.

Foto: Comunicación AUGM

En este sentido destacó la entrega del título Honoris Causa al politólogo francés Alain Rouquié el viernes ocho por iniciativa de la UNL y el espacio especial dedicado a la “reflexión teórica, conceptual, de políticas y de instrumentos de gestión de la Extensión¨. Este Congreso, concluyó, es una “muestra de la riqueza del esfuerzo de las universidades en su función social” que debe ser traducido en una mayor institucionalización del reconocimiento académico.

Julio Thelier, en representación de AUGM, destacó que el Grupo es la “herramienta más potente” de cooperación e integración en de la región en un proceso que “alcanza a toda la comunidad universitaria, desde docentes e investigadores hasta estudiantes”. Esto significa, continuó Thelier, que AUGM en sus 26 años de vida se ha posicionado como la herramienta más importante en el Mercosur “logrando un gran número de actividades”. “Las instituciones de Educación Superior de América Latina tienen un fuerte discurso integracionista pero muchas veces ese discurso no es acompañado por acciones concretas (…) AUGM es una excepción en este camino y cooperamos en distintas áreas temáticas y en ese marco, en los últimos años, hemos incorporado las áreas de gestión a esta cooperación¨, definió.

La Secretaría de Políticas Universitarias, según apuntó Joaquín Villa durante su participación, destacó la temática que definió este III Congreso de Extensión titulado Democracia, derechos humanos e inclusión social. Camino a los 100 años de la Reforma Universitaria . “Desde nuestra experiencia local  tenemos el deber de realizar ciertas reflexiones sobre los desafíos actuales pero también sobre los futuros¨, dijo y señaló que debemos “empezar a pensar y resignificar la Educación Superior en general¨ para “empoderar el debate” y “tener nuestro punto de participación en cómo educamos y pensamos la Reforma”.

Claudio Lizárraga, por su parte, destacó el tema convocante de este III Congreso de Extensión porque son asuntos ¨potentes” en la agenda universitaria de todos los países de la región. “Lo importante es que todos estos temas nos obligan a interpelar las relaciones de la Extensión Universitaria y el modelo reformista como parte de una misma concepción de universidad”, agregó.

De todo el ideario reformista, Extensión es el concepto más polisémico y más escurridizo que nos obliga a debatir sobre él; pero es sin dudas, además, el que nos pone de cara a una realidad social. Ser extensionista impone un reto que desafía la lógica universitaria, implica suspender las pertenencias disciplinares para ser inteligible una realidad indivisa, compleja”, dijo en el final.

El Congreso reunió a miles de personas en la Ciudad Universitaria de la UNL y en el Paraninfo de esa institución, las dos sedes centrales de este evento que incluyó ocho foros que se extendieron durante los tres días en que duró el encuentro, decenas de conversatorios en varios ejes temáticos, presentaciones de libros, paneles, conferencias, reuniones de las Comisiones Permanentes organizadoras (Extensión, Producción Artística y Cultural y Medios y Comunicación Universitaria), entrega de varios reconocimientos a figuras relevantes dentro de las temáticas abordadas, además de cursos y talleres. Destacaron, además, algunas actividades pioneras como el I Encuentro de Editores de Revistas de Extensión de las Universidades Latinoamericanas, el I Encuentro de Museos Universitarios de AUGM y el I Encuentro de Estudiantes del Grupo.

Foto: Comunicación AUGM

Foto: Comunicación AUGM

La segunda jornada del III Congreso de Extensión de AUGM comenzó con el panel “Compromiso social de la Universidad a 25 años de la creación de AUGM”, una instancia encabezada por el presidente de la red de universidades y el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia), Waldo Albarracín, junto a su homólogo de la UNL Miguel Irigoyen.

No es el transcurso del tiempo lo que se celebra, sino la dedicación al servicio a los demás en la línea que ha adoptado AUGM de considerar la Educación Superior como un bien público”, comenzó diciendo Albarracín durante este acto en el Paraninfo. Esto significa, continuó, que las universidades han optado por “orientar sus actividades de educación, de investigación y de interacción social bajo un objetivo mucho más grande que es el de contribuir efectivamente al desarrollo de nuestros países” en un escenario donde se “advierten grandes asimetrías sociales “e “insuficiencias democráticas”.

La educación es un derecho humano y como tal es una “opción de vida individual y colectiva”, definió el Rector, quien enfatizó en que por su condición debe ser “accesible a todos y todas” (universal), no puede ser vista como un privilegio (integrales) y que “en todo tiempo y lugar los Estados tienen el imperativo categórico de generar las condiciones materiales, objetivas y económicas para solventar la educación pública”.

Uno de los instrumentos más eficaces e idóneos que genere desarrollo en un país es precisamente la educación”, sobre todo en un contexto donde los Estados la entienden como una “simple obligación económica” para “regatear recursos”. En este sentido, Albarracín agregó que “es importante diferenciar los objetivos altruistas¨ de una universidad pública de una privada, porque estas son “simples empresas comerciales de Educación Superior” donde todo funciona en “términos de cuánto gano por administrarlas”.

El reto de los agentes involucrados en la Educación Superior pública, continuó el Rector de la UMSA, no es entenderla sólo como un proceso de ¨formación técnica de profesionales”, porque se están formando “seres humanos” y no simples “profesionales que asimilan conocimientos teóricos”. Si los universitarios no “están involucrados en resolver los problemas sociales de los colectivos a los que pertenecen o en contribuir a la solución de ellos (…), podríamos estar produciendo tecnócratas y burócratas que pasan a ser plutócratas y que terminan siendo hipócritas”.  “Debe haber una posición política de la Universidad¨, afirmó Albarracín, pero “no en el sentido partidario”, porque la educación pública debe tener un “compromiso social” y no “puede ser indiferente a las asimetrías sociales”. “Tampoco debe ser indiferentes a los deficientes mecanismos de administración de justicia o de funcionamiento democrático”, agregó.

Es necesario llevar a la práctica de manera militante, sincera y autocrítica este principio de que la Educación Superior es un bien público. Es una frase que tiene un contenido profundo porque te invita a asumir una posición y a partir de ahí una actuación valiente frente a un conjunto de limitaciones que hoy se están presentando”, dijo para concluir. 

Irigoyen, durante su alocución, compartió con Albarracín la necesidad de mirar hacia el futuro en la prospectiva de una AUGM que se ha “constituido con el trabajo mancomunado de todos los países que la componen en la red (de cooperación académica) más importante de Sudamérica¨. “Es muy difícil no contextualizar un Congreso de Extensión de AUGM a casi 100 años de la Reforma Universitaria”, dijo y recordó el primer mitin de estudiantes ocurrido 105 años atrás en la entonces Universidad Provincial de Santa Fe, donde se defendió la “libertad de expresión” y la “construcción de un espacio crítico”, además de la “cátedra libre” y la participación en el gobierno.

Ya en aquél momento la Extensión Universitaria -no en el sentido que le damos hoy porque se ha enriquecido conceptualmente de manera plural y diversa-, ya aparecía como uno de los mayores mandatos¨, dijo. En este aspecto, se expresó sobre “ciertos valores que van a continuar en la historia independientemente de cómo cambian los contextos de aplicación”: “Si en aquél momento la voz estudiantil significó el genuino derecho de un grupo emergente hijos de inmigrantes de acceder a la Educación Superior de forma gratuita, hoy el siglo XXI no enfrenta al gran desafío de romper las barreras que excluyen a las grandes mayorías a la educación”.

Seguidamente a este panel, el secretario Ejecutivo de AUGM, Álvaro Maglia, formó parte de la mesa “Univerisdad, Estado y políticas públicas” junto a Fabio Quetglas, magíster en Gestión de Ciudades y Desarrollo local por la Universidad de Bologna. En esta instancia, Maglia apuntó a identificar a la universidad pública como un agente que contribuye a la construcción de políticas públicas y que asegura su aplicación cabal. “Es necesario que, en tanto hay políticas públicas definidas, nosotros generemos profesionales que puedan articular con ellas adecuadamente¨, dijo.

La función de Extensión -continuó Maglia-, propia de la universidad latinoamericana, es una función fundamental para poder, en diálogo con la sociedad y los Estados, contribuir a las políticas públicas, pero si uno piensa en las universidades latinoamericanas, son constructoras de países, más que de políticas públicas¨.  

El Congreso de Extensión de AUGM, después de concretado el grueso de sus actividades durante el jueves y viernes, cerró el sábado nueve con la exposición de las conclusiones a las que arribaron las tres Comisiones Permanentes que participaron de la organización del encuentro. “Es la concreción de la misión social de la universidad“, dijo el secretario de Extensión de la UNL Gustavo Menéndez, quien compartió esta instancia de cierre junto al secretario Álvaro Maglia y el rector Miguel Irigoyen.